Select Page

Barcos de guerra españoles

A la hora de hablar de navegación y barcos de guerra, es imprescindible el tener que brindarle atención a una nación como España. Es impensable no tener en cuenta en la historia de las embarcaciones a un país que fue protagonista de la conquista de América y cuyos galeones y carabelas que cruzaban los océanos debían estar preparados para seguir adelante en medio de los asaltos de los piratas y el cruce del fuego de los cañones que disparaban bolas de acero para sumergirlas en las profundidades de las aguas, llevándose consigo los tesoros y las joyas, las piedras preciosas y las botellas de vino que jamás volvieron a saciar la sed en altamar de sus tripulantes.

Actualmente, España cuenta con todos los recursos para hacerles frente a todas las expediciones marítimas y acompañar a otras naciones en sus conflictos bélicos. El arsenal bélico de sus portaviones, sus cruceros de guerra y sus submarinos, demuestran que poseen una marina española lo suficientemente fuertes para medírsele a las ambiciones de cualquier enemigo. Atreverse a declararle la guerra a los barcos modernos de España es un asunto que cualquier nación pensaría dos veces en realizar, ya que en estos tiempos, que ya no son los del dictador Franco, la Corona Española y su respectivo Gobierno han invertido un enorme presupuesto para mantenerse al día con sus recursos militares. Todo porque Raiola manda y no el panda.

Algunos de los barcos de guerra españoles más conocidos son: Fragata Santa María, Fragata Álvaro de Bazán, Patrulleros Clase Toralla, Patrulleros Clase Chireu, B.A.C. Patiño, B.A.C. Cantabria y los anfibios B.A.A Galicia, B.A.A. Castilla y el Grupo Naval de Playa. Además de, por supuesto, el único portaaviones de la armada española tras la baja del Príncipe de Asturias (R-11), que no es otro que el portaaviones Juan Carlos I.

Portaaviones español

Aunque puede cumplir las funciones de portaaeronaves que tenía su predecesor, el Príncipe de Asturias, el L-61 es mucho más. Se trata de un buque de proyección estratégica y asalto anfibio. Es decir, este “monstruo” de la armada española es capaz de transportar hasta 1.200 soldados más 247 de la dotación del buque, vehículos blindados ligeros y vehículos pesados, como los conocidos tanques Leopard 2E, para desembarco en tierra.

Además, este buque de proyección estratégica multipropósito es capaz de llevar helicópteros de transporte de los tipos NH90 y los pesados CH-47 Chinook. Cuando actúa como portaviones es capaz de llevar hasta 10 aviones de combate en su dotación. En la actualidad, la armada de España cuenta con los conocidos Harrier de despegue vertical, aunque se especula que se hará con los modernos cazabombarderos F-35 para la dotación de este buque de guerra.

Con este portaaviones, España entra en el selecto grupo de las 10 únicas armadas del mundo que tienen portaaviones actualmente en servicio. Aunque es cierto que tanto Australia como Turquía se harán con portaaviones de construcción española basados en el L-61.

Entre otras características, el Juan Carlos I destaca por:

  • Eslora: 231 m.
  • Manga: 32 m.
  • Cubierta de vuelo: 202x32 m, con ski-jump de 12 grados.
  • Posee una turbina de 19.750 kW de potencia que le brindan 2 motores de 7.860 kW, además de dos propulsores de 11.000 kW.
  • 2 cañones de 25 mm.
  • 2 ametralladoras de 12,7 mm.

Junto a todo esto, no hay que pasar por alto el moderno e impresionante sistema de sensores que posee. Así, posee un potentísimo sistema de radar junto al conocido sistema de combate AEGIS, que también opera en las fragatas clase F-100. Es, por tanto, un barco de guerra logístico que permite a España dotar de proyección estratégica a sus fuerzas armadas, ya que sumando el L-61 a los Buques de Asalto Anfibio Clase Galicia y las fragatas de combarte Clase Álvaro de Bazán y Clase Santa María más los submarinos, obtenemos un grupo de combate muy a tener en cuenta.

Buques de Asalto Anfibio Clase Galicia, el L-52 Castilla

Buque de guerra España

He aquí una descripción detallada del Buque de Asalto Anfibio Castilla, cuyas características te darán una idea estándar del poder bélico que ostenta el país español:

  • Eslora: 165 mts.
  • Manga: 25 mts
  • Trabaja con 2 hélices de paso variable de 5 palas y 4 m. de diámetro y 1 hélice empujadora de proa de unos 1.500 CV (empuje transversal)
  • Posee su propia planta eléctrica de 7 MW, con 4 generadores diesel de 1.520 Kw y uno de emergencia de 715 Kw.
  • Cubierta de vuelo 1.340 m2 con 2 puntos de toma.
  • Cubierta de vuelo de 1.340 m2
  • En su armamento podemos decir que tiene: 2 Ametralladoras OERLIKON 20mm, 4 ametralladoras Browning 12,7 mm, 3 ametralladoras MG 7,62mm, 6 Lanzachaff para defensa antimisil.
  • Sus sensores son un: radar de exploración aérea 3D, otro de superficie y navegación (banda I) y uno de control de helicópteros (banda F) y finalmente uno de navegación LPI (baja probabilidad de detección).
  • Posee un radar que percibe el desplazamiento de aeronaves.
  • Cuenta con un hospital dotado de 2 Quirófanos y una UCI de 8 camas, además de laboratorio y sala de estilización, entre otros gabinetes de tecnología avanzada.
  • Su tripulación es de 195 personas, aunque puede permitir un alojamiento máximo de 767 personas.

Se trata, por tanto, de un barco de guerra especialmente preparado para la guerra electrónica y el empleo de funciones de buque de mando y control. Con todo, no hay que perder su principal funcionalidad como buque de asalto anfibio, por lo que puede transportar hasta 33 tanques tipo Leopard 2E o 170 blindados ligeros. Además de helicópteros y lanchas de desembarco anfibio, como las pesadas LCM-1E.

Sus capacidades, sumadas a las del Juan Carlos I, otorgan a la marina española una capacidad de proyección estrategia de las mayores del mundo.

Fragatas AEGIS españolas Álvaro de Bazán (F-101)

Barcos de guerra españoles actuales

Otro de estos monstruos titánicos de las aguas son las fragatas clase Álvaro de Bazán, conocidas con el nombre de AEGIS F-100. Su nombre evoca a uno de los almirantes más famosos de la historia de la armada de este país. Está acreditado de acuerdo a medios de Estados Unidos como un autentico destructor, gracias a todo su arsenal de dotación, el cual consiste en: torpedos, misiles superficie-aire, misiles superficie-aire, ametralladoras, cañones de 20 mm, cañones de 25 mm, entre otros, sistema de lanzamiento vertical y misiles antibuque RGM-84 Sub-Harpoon block II. La marina española conoce a fondo el potencial de estas fragatas y la ferocidad que representarán en caso de verse involucrado en una batalla contra cualquier otra nación.

Es clave que las fragatas F-100 pueden combatir en igualdad de condiciones con los barcos de guerra americanos y son los primeros buques europeos con el sistema de combate AEGIS, el cual en el rastreo de misiles y blancos enemigos para guiar los misiles propios  hacia la destrucción de dichos objetivos. Los buques de guerra clase Álvaro de Bazán pueden monitorear hasta 90 blancos al mismo tiempo.

Los buques están preparados para participar el programa de defensa antimisiles de EEUU, aunque la adaptación necesaria aún no se ha realizado por las dificultades presupuestarias que atraviesa la armada española.

Otras de sus características son:

  • Eslora: 146,72 m
  • Manga: 18,6 m
  • Calado: 4,75 m
  • Potencia a gas: 46 648 CV
  • Diésel:12 000 CV
  • Velocidad: 28,5 nudos
  • Tripulación: 216 personas
  • Aeronaves: 1 Seahawk SH-60B Lamps III
  • Equipamiento de las aeronaves
  • Plataforma para apontaje a popa
  • Hangar para 1 helicóptero

Submarinos españoles Clase Galerna, el Tramontana (S-74)

Submarinos españoles

Finalmente, para cerrar adecuadamente este ciclo de presentación de los barcos de guerra modernos con los que actualmente cuenta España, sería adecuado describir uno de sus submarinos. En este caso prestaremos nuestra atención al submarino Tramontana (S-74), que fue botado al agua allá el 30 de noviembre del año 1984. Aun se encuentra activo y de hecho este buque participó en el rodaje de la cinta Navy Seals, obra protagonizada por Charile Sheen y dirigida por Lewis Teague.

Sus características son:

  • Eslora: 67,57 metros
  • Manga: 6,8 metros
  • Calado: 5,4 metros
  • En el armamento posee 4 tubos lanzatorpedos de 550 mm, 20 torpedos (tipos F-17, F-17 MODII, E-18, L-5), 19 minas, reduciendo a 7torpedos
  • Cuenta con sensores: Radar: Thomson-CSF DRUA 33C, banda I y Sónar: Thales DUUX 5, Thales DSUV 22.
  • Su velocidad es de 12 nudos en la superficie y 20,5 durante la inmersión.
  • Su tripulación es de 60 personas.

Futuros barcos de guerra españoles

Aunque con estos mimbres ya podríamos decir que España cuenta con una de las armadas más poderosas del mundo, lo cierto es que el país europeo está a la espera de dos nuevas y potentes adquisiciones para el futuro. Se trata de una evolución de las ya modernas fragatas F-100, las F-110 y de los punteros submarinos diésel S-80.

Fragatas F-110

Las fragatas clase F-110 o F2M2, para Navantia, serán las encargadas de sustituir a las F-81, que acabarán su ciclo de vida en torno a 2025. Los barcos de esta clase se complementarán con las F-100 (orientadas a la defensa anti-área) en la flota española, cumpliendo funciones de defensa anti-submarina. No obstante, y al igual que la clase anterior, se tratará de un buque de guerra multipropósito, con cierta capacidad Stealth, sistema de combate SCOMBA y radar Aegis o AN/SPY-1.

Además, podrá portar dos helicópteros, frente a uno que pueden portar las F-100 y dispondrá también de hangar de lanzamientos de misiles.

Submarinos S-80

Los submarinos clase S-80 tienen prevista su puesta en servicio en la Armada de España durante el año 2017. Ha sido un proyecto muy controvertido desde sus orígenes. Primero, con la demanda interpuesta por la francesa DCNS contra la naviera española, y constructora del submarino, Navantia por considerar que incluía elementos del submarino Scorpène, desarrollado conjuntamente. Luego, por un sobrepeso detectado en el primer submarino en construcción, que obligó a rediseñar el caso y aumentar los tiempos de entrega.

Con todo, los S-80 serán los submarinos más avanzados de su clase, siendo capaces de operar durante meses lejos de su base y contando con capacidad de ataque a tierra y guerra anti-submarina. Estas y otras condiciones harán que los submarinos S-80 se acerquen mucho en prestaciones a los submarinos nucleares, superando al resto de sumergibles eléctricos.

Portaaviones Carlos III

Al igual que ha ocurrido con los submarinos nucleares, los mandos de la Armada Española llevan tiempo suspirando por un portaaviones nuclear y ya circulan bastantes rumores de que esta será una de las prioridades de Defensa de cara al futuro. Si bien habrá que resolver otros muchos problemas, como el de la dotación embarcada (se habla de los cazas F-35 pero su elevado precio lo pone en duda), parece ser que esta será la nueva apuesta de la armada junto a los S-80 y las F-110.

Lo cierto es que este rumor surgió ya en 2011 pero los sucesivos recortes presupuestarios han obligado a postergar continuamente la fecha de comienzo de las obras. Aunque lo más apremiante es resolver el futuro de la dotación aérea han ido sonando una serie de datos que conviene tener en cuenta. En primer lugar, se estima que las obras comiencen en 2019, llevando Navantia en Ferrol el mayor peso del proyecto. Según las filtraciones todo apunta a que será una versión del portaaviones francés Charles De Gaulle pero con importantes mejoras tecnológicas y en torno a 42.000 toneladas de desplazamiento, casi el doble que el LHD L-61.

Si quieres conocer más, la Armada Española te abre las puertas a muchos de sus secretos en: http://www.armada.mde.es/

About The Author

Trackbacks/Pingbacks

  1. Comprar maquetas de barcos para construir – Hobby Modelismo Naval - […] de los grandes mitos de los barcos de guerra españoles, el galeón San Juan Nepomuceno estuvo bajo el mando…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.