Select Page

Barcos de guerra rusos

Barcos de guerra rusos

Tras la desintegración de la URSS, la armada de Rusia, su heredera política sufrió un duro proceso de reestructuración y pérdida de poder en el panorama internacional. Este hecho, afectó de igual forma al resto de componente del ejército de Rusia.

No obstante, el gobierno ruso, comenzó a acometer impresionantes procesos de modernización en áreas sensibles para su defensa (misiles Iskander, aviones Su-34, tanques T-14, sistemas antiaéreos s-400…), sobresaliendo, a priori, en todas ellas y situándose en estas áreas en un nivel equiparable a la OTAN sino superior en alguna de ellas.

Tras esto, la plana mayor decidió dotar de amplios fondos (se habla de casi 200 mil millones de dólares) para modernizar y situar a la vanguardia mundial a los barcos de guerra rusos. Aunque este proceso comenzó en 2015, ya comienza a dar sus frutos, convirtiendo al país eslavo, de nuevo, en una fuerza marítima a tener en cuenta.

Uno de los principales problemas de la antigua URSS es que contaba con una enorme cantidad de barcos de guerra, muchos de ellos de escasa utilidad y alto mantenimiento. Tras dar de baja prematuramente muchos de sus buques, como los portaaviones clase Kiev cuyos astilleros se encontraban en la nueva Ucrania, Rusia heredó estos problemas que se sumaron a la incapacidad financiera de hacer frente al mantenimiento y actualización. El punto más dramático de este este problema se produjo con el accidente del submarino nuclear Kursk.

A pesar de todo esto podemos reseñar buques de guerra rusos de alto valor estratégico en los buques distribuidos por las 5 flotas rusas, una por cada mar que baña al país: del Norte, del Pacífico, del Mar Negro, del Báltico y del Mar Caspio.

Portaaviones ruso Almirante Kuznetsov

Único portaaviones de Rusia, el Almirante Kutnetsov cuenta con un barco gemelo que fue vendido a China a medio construir y constituye en la actualidad el único portaviones del gigante chino.

Botado en 1990, es considerado un portaviones pesado, superior al Charles de Gaulle francés en toneladas de desplazamiento (61.390) pero inferior a los grandes portaaviones de EEUU. En sus 306 metros de eslora puede embarcar hasta 45 aeronaves, 33 Su-33/Su-25, 10 helicópteros Ka-27 y 2 Kamov Ka-27PS. No obstante, habitualmente embarca 16 cazas y 4 helicópteros controlados por 1980 tripulantes. Su gran hándicap es la autonomía, que no excede los 45 días.

Finamente, esta fuertemente blindado y posee una enorme variedad de sistemas de defensa y ataque como misiles SS-N-19, misiles y cañones antiaéreos o cañones antisubmarinos.

Crucero lanzamisiles nuclear Piotr Veliki


Este imponente barco ruso es el buque de guerra no portaaviones más grande del mundo, con un desplazamiento de 25.860 toneladas y 262 metros de eslora. Además, es el buque insignia de la Flota Rusa del Mar del Norte. Desplazado gracias a dos reactores nucleares, entre su armamento destacan 96 los misiles de ataque a tierra S-300 y otros tantos S-400. Sin olvidar los P-700 antibuque o los antiáreos SA-9 Gaskin.

Puede portar hasta 3 helicópteros junto con 635 tripulantes. Su sistema de radar y sonar es de los más potentes del mundo, con gran cantidad de ellos instalados y solo por detrás de la tecnología de barcos de guerra AEGIS de la OTAN.

Crucero lanzamisiles Moskvá

Crucero lanzamisiles Moskvá

Moskvá es el nombre que recibe desde el año 2000 esta potente embarcación anteriormente llamada Slava. Además de por sus características, el Moskvá fue el barco que transportaba a los dignatarios soviéticos durante la cumbre de malta de 1990 entre Gorbachov y George Bush Senior.

Fue el primer barco de guerra salido del Proyecto 1164 Atlant soviético, aunque la mayoría de esos pedidos fueron cancelados con el desmembramiento de URSS. Es apodado el “asesino de portaaviones” por la OTAN debido sus 16 misiles antibuque SS-N-12, que también transporta el Piotr Veliki. Aun así, podría asimilarse más a las fragatas F-100 españolas, ya que su principal cometido es control del espacio aéreo, planteándose como un dispositivo móvil de los misiles S-300.

En la actualidad es el buque insignia de Flota Rusa del Mar Negro y puede transportar hasta 2 helicópteros. Junto a este hay otros dos cruceros lanzamisiles clase Slava (en designación OTAN), el Admiral Lobov y el Chervona Ukraina, asignados a las flotas del Mar del Note y del Pacífico, respectivamente.

Patrullero Daguestán

Patrullero ruso Dagestán

Con su entrada en servicio en 2012 es uno de los barcos de guerra rusos de nueva generación. Ubicado en el Mar Capio, esta pensado como un buque multipropósito gracias a los misiles supersónicos Kalibr tanto de ataque a tierra como antibuque.

Destructor Nastóichivy

Destructor Admiral Vinogradov

Buque insignia de la Flota del Báltico, el Nastóichivy entró en servicio en el 93 y espera ser reemplazado por una nueva generación de superdestructores rusos nucleares. En la actualidad esta operado por 296 tripulantes y pensado para dar apoyo en tierra y proporcionar defensa antiaérea y antibuque.

Submarinos nucleares rusos

A pesar de las continuas mejoras rusas en todo tipo de embarcaciones y el nuevo plan de defensa de la Federación Rusa, la piedra angular de su poder marítimo continúa siendo el submarino nuclear.

Bien es cierto, que en la actualidad solo dispone de 50 submarinos nucleares, frente a los 170 de que disponía en 1991, pero solo 26 tienen plenas capacidades operacionales.

Submarino nuclear ruso Yuri Dolgoruki | Clase Borei

Submarino nuclear Yuri Dolgoruki

El K-535 es el primer submarino estratégico nuclear ruso de nuevo generación, correspondiente al Proyecto 955 Borey, a los que se deberán sumar el Aleksandre Nevski y el Vladimir Monomaj.

Equipados con 16 misiles balísticos intercontinentales Bulava, la flota de hasta 8 submarinos de esta que pretende poner en servicio la Armada Rusa los convierten en una de las armas más mortíferas de la tierra que operan 107 personas. Posee además 24.000 toneladas de desplazamiento en inmersión, siendo todo un gigante.

Submarino nuclear Severodvinsk | Clase Graney

Submarino nuclear Severodvinsk

El Severodvinsk pertenece al Proyecto 855 Yasen. Son submarinos nucleares de ataque, más pequeños que los de la Clase Borei. Son un modelo revolucionario ya que se trata de submarinos multipropósito, de combate, pero con capacidad de lanzar misiles nucleares de largo alcance, lo que los convierte en un rival temible. En la actualidad, la armada rusa dispone de dos modelos Graney pero hay 4 más en construcción.

Futuros barcos de guerra de Rusia

Como hemos comentado, el objetivo principal del Alto Mando ruso es ser la segunda fuerza naval del mundo para los años 30, motivo por el cual han iniciado un ambicioso programa de modernización y construcción de nuevos barcos de guerra.

Además de los nuevos buques y submarinos que empiezan a botarse, destaca la contratación de 40 nuevas fragatas de diferente tipo y hasta 6 portaaviones, aupando de nuevo a Rusia a top del poder marítimo mundial.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.