Select Page

Galera

Galera

No se sabe con exactitud desde que fecha aparecen los primeros navíos y barcos en nuestra historia. Sabemos a ciencia cierta que, por ejemplo, los egipcios hacían sus barcos con papiro y juncos atados entre sí. También encontramos a los indígenas de América y Oceanía con barcos hechos a partir de un tronco hueco, una sola pieza que utilizaban, y que inclusive hoy en día utilizan para navegar los ríos y mares.

Las primeras embarcaciones grandes, hechas de madera, con velas o impulsadas por remos, aparecen por primera vez en el año 3.000 a.C., cuando los fenicios lograron desarrollar un gran barco con el cual podrían realizar intercambios comerciales y exploración. Luego de esto, ya llegando la época grecorromana los barcos de guerra antiguos empiezan a ser reemplazados por los “Trirreme”, embarcaciones más fuertes y ya un poco más evolucionadas.

Galera Griega

Aquí es donde nace la Galera, que fue el barco griego por excelencia. Si llegaron a ver la película de Brad Pitt, Troya, podrán reconocer el barco que Aquiles comandaba junto a las tropas Griegas al momento de llegar a las costas de Troya; estos barcos de guerra antiguos, eran las llamadas Galeras. Barcos de guerra impulsados por remo y vela que, gracias a su diseño estilizado, eran sumamente rápidos y maniobrables; fueron usados hasta mediados de la Edad Moderna ya que podían mantener su velocidad inclusive a contra viendo gracias al impulso de los remos.

Pero las Galeras no vieron su forma final sino hasta finales del siglo XIV, alcanzando su máxima popularidad en el siglo XVII. Luego de años de uso en guerras antiguas y transporte, las Galeras dejaron de ver altamar a mediados de la Edad Moderna, cuando empezaron a ser reemplazadas por los imponentes Galeones y otros navíos más grandes y fuertes. En 1788 se construyo la última Galera en España.

Diferenciándose ampliamente de su predecesor, el Trirreme, la Galera se hacía con un casco las alargado y estilizado; este, estaba compuesto de madera más ligera y contenía un llamado “castillo” en la proa y el “alcázar” de popa, lugar donde los oficiales pasaban la mayor parte del tiempo de navegación. El motor principal de las Galeras era una vela de aparejo latino que se encontraba en un único mástil central. Durante los momentos que no había viento en altamar y cuando esta se encontraba en combate, la Galera se valía del movimiento de sus remos, mejor conocidos como galeotes, quienes maniobraban la nave en diferentes direcciones con bastante agilidad y velocidad.

Galera veneciana

En tiempos de guerra, las Galeras fungían como una extensión del combate que ocurría en tierra. La mayoría de las veces estas embarcaciones eran invadidas por los tripulantes de otras al momento de combatir. Durante el reinado de Felipe II en España, se noto la inferioridad que tenían las Galeras frente a la artillería, debido a que las mismas no tenían ningún tipo de defensa a larga distancia. Felipe II, al enfrentarse a esta problemática, doto a las Galeras de dos pequeños cañones ubicados en la proa de la nave; de esta manera tendría su dote de ataque y defensa a larga distancia sin comprometer la ligereza y versatilidad del navío.

En cuanto a su tripulación, la Galera estaba conformada por 30 marineros, incluidos los oficiales pero sin contar a los galeotes, ya que eran normalmente esclavos o reclusos que se usaban como motor del navío. También solían emplearse presos, especialmente durante la Edad Moderna. Célebre era la “condena a Galeras” durante tiempos del Imperio español. Las Galeras entonces llegaron a ser construidas con hasta 5 filas de remos superpuestas, donde cada remo era operado por hasta 3 galeotes, quienes eran azotados por el Cabo de Varas o Cómitre; esta persona se encargaba de mantener el ritmo del remado y realizar las maniobras de la Galera mientras esta se encontraba en combate. Luego, a finales de su vida útil, las Galeras llegaron a tener hasta 5 piezas de artillería pequeña en popa y proa, pero fueron siempre superadas por embarcaciones mucho más grandes.

Hoy en día las Galeras son tan solo un icono de una época llena de guerras y conquistas en las aguas del Mediterráneo. Actualmente existe una réplica de La Real, la Galera que fue la nave capitana de Don Juan de Austria en la famosa Batalla de Lepanto por allá en el año 1571.

Réplica de galera

Durante su época, mucho después de su creación por los grecorromanos, los países que más usaron estos barcos de vela antiguos fueron Francia, Turquía, La republica de Venecia y España; quienes fueron consagrados como estrategas militares del mar mediterráneo hasta que se vieron opacados por las siguientes evoluciones de las embarcaciones de guerra.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.